Entradas populares

domingo, 23 de abril de 2017

PASANDO LA HOJA / Hora de definiciones


MANUEL ISIDRO MOLINA
Venezuela vuelve a sufrir los embates del guión “opositor” de la guarimba 2014. Ninguna novedad hay en la guarimba 2017: solo faltan unos 35 asesinatos más para alcanzar el récord de 2014, 43 asesinatos miserables a manos de criminales de ambos bandos, cuyos voceros todavía “lloran” por esos crímenes. Todo previsible, asesinatos incluidos.

Los más violentos y fanatizados de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), del PSUV y sus aliados y facciones parapoliciales, juegan a la muerte, a la destrucción, a la liquidación del contrario. Dirán que no, pero en el fondo ha sido y es así.

El plan de la MUD es abiertamente golpista contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, mediante insurrección política en las calles, que no ha podido lograr, pues la inmensa mayoría del pueblo venezolano hoy expresa su inconformidad de mil maneras, pero no es partidaria de la violencia, el crimen y la destrucción.

Cambio cualitativo
La adversa realidad –compleja y exigente- revela que la mayoría del pueblo venezolano no apoya al gobierno ni confía en la MUD. En consecuencia, PSUV y MUD son dos minorías importantes que en realidad se disputan desesperada e irracionalmente el favor de aproximadamente el 40 % de la población, que todavía les cree a sus voceros (o dice creerles). Aproximadamente el 60 % de la población los rechaza, no les cree ni confía en sus dirigentes fracasados.

Esta realidad es contraria a los fines y objetivos de los bandos polarizados, que sostenidamente han cultivado la polarización que los favoreció hasta 2015, cuando en diciembre se manifestó el péndulo electoral que llevó a un triunfo resonante de la MUD, cuyos dirigentes –exaltados y desaforados- lo han botado por la borda, poniendo en bandeja de plata al gobierno elementos para el abuso de poder y el manejo caprichoso de los Poderes Públicos.

Este cambio cualitativo es demasiado importante: chavismo y antichavismo fueron dueños del país hasta 2015, como AD y COPEI lo fueron hasta 1988, cuando fue electo presidente por segunda vez Carlos Andrés Pérez (AD).

PSUV y MUD son idénticos en sus triquiñuelas para la manipulación: luego de actuar irresponsable y delictivamente, evaden sus responsabilidades, “escurren el bulto”, y acusan al otro de sus propios crímenes e incompetencias políticas y morales. Pero simultáneamente –recuerden la misma dinámica polarizante entre AD y COPEI-, se esmeran en invisibilizar a todo actor, corriente o pensamiento que amenace potencialmente su predominio en el control bipartidista del poder. Le temen a la pluralidad democrática, social y cultural. Quieren más de lo mismo, solo PSUV y MUD.

Por ello, y sabiendo cada bando de su caída en el afecto popular, su confrontación la plantean y escenifican “a muerte”, para mantenerse en la disputa del poder a dos, solo dos, ellos: PSUV y MUD, precisamente los corresponsables del actual desastre nacional que ofende y maltrata a la mayoría del pueblo venezolano. El problema es que los muertos los pone el pueblo. Se les cae la careta, pero sobre la sangre de nuestro pueblo.

Cinismo en acción
Otro rasgo que iguala a los voceros del PSUV y la MUD es su cinismo, como dice el pueblo, “con su cara muy lavada”: nunca son culpables de nada, no son capaces de asumir sus responsabilidades ni se apartan de los escenarios que han corrompido. Por eso, la mayoría de la gente no les cree. Su cinismo es proverbial, como su cobardía y falta de ética en el desempeño público.

Es hora de definiciones. La nueva mayoría debe expresarse, organizarse, empinarse y hacerse respetar para asumir la exigente responsabilidad de conducir a la nación, con ética, pedagogía política, solidaridad y responsabilidad histórica. Es la mejor y única forma de torcer el rumbo del país, hacia un estadio de construcción equilibrada, valores ciudadanos, pluralismo, respeto a la ley e integración de las mejores voluntades de Venezuela, sin odios ni desprecio a la diversidad.

Cultivo de odios
Hoy, nuestra sociedad es víctima del cultivo de odios: ideológicos, sociales y hasta religiosos, algo muy peligroso que no conocíamos, al menos desde 1936 hasta comienzos del siglo XXI.

En este ámbito, seriamente, la carga mayor la llevan los promotores nacionales y extranjeros de la derecha pro imperialista que anida en la MUD y controla elementos clave de su política. Sin exageración alguna, detecto un halo fascista asesino, que debe ser atacado y desarticulado por los propios dirigentes democráticos de la MUD, que sé no comulgan con la violencia y la muerte. Es su responsabilidad combatir ideológica y culturalmente ese fenómeno anidado en la MUD y en el entorno nacional e internacional que la presiona, incluyendo al uribismo colombiano, súper asesino. Asuman su responsabilidad, nadie tiene derecho a desatar una guerra fratricida en nuestro maltratado país.

“Guerra civil”
Unos cuantos locos y locas andan hablando de “guerra civil”. No saben lo que dicen, con una sed de sangre, violencia y venganza no solo censurable sino inadmisible. La propaganda negra del macartismo ha demonizado tanto al gobierno del presidente Maduro, que ha convertido a los chavistas en poco menos que cucarachas, desprecio insultante que abre las puertas a matanzas indiscriminadas y brutales, como las provocadas por Henrique Capriles Radonski en 2013, cuando al ser derrotado por Maduro, llamó a “descargar esa arrechera”: 11 asesinatos de chavistas en una sola noche, todavía impunes.

Fanatismo religioso
Un componente nuevo de esta guarimba 2017 es el fanatismo religioso difundido anónimamente por las redes sociales, desde oscuros centros especializados en propaganda negra, manipulación y exacerbación de ánimos entre grupos sociales. En este caso, fanáticos católicos y fanáticos evangélicos que están introduciendo elementos desconocidos hasta ahora en Venezuela.

La jerarquía católica, el Nuncio Apostólico y el papa Francisco no pueden desatender este grave descarrilamiento de la fe católica, instrumentado con fines inconfesables. Lo reclamo públicamente, también con indignación.

Las iglesias evangélicas deben hacer otro tanto. Algunas de ellas, como las brasileras y colombianas, abiertamente asociadas a los poderes oligárquicos y al esquema de dominio mundial de la más rancia derecha estadounidense, atada al protestantismo inglés, cuya máxima autoridad es la reina de Gran Bretaña, Isabel II.

De lo contrario, regresaremos a los tiempos pre guzmancistas, de oscurantismo religioso y control sobre el Estado, que es y debe ser laico y respetuoso de todas las corrientes religiosas o no religiosas.

Contra el cepo manipulador
La mayoría inconforme de venezolanos y venezolanas también tiene sus responsabilidades, en esta hora de definiciones: somos partidarios de la paz o nos plegamos a las agendas violentas del PSUV y la MUD; luchamos contra los corruptos e irresponsables que desde el PSUV y la MUD han destrozado al país, o seguimos siendo sus prisioneros, cuando no cómplices cobardones; nos convertimos en actores o seguimos como espectadores frente al cepo manipulador del bipartidismo del siglo XXI.

Los problemas de Venezuela no se atacan con inmediatismos violentistas o “salidas” tipo “fast track”, para decirlo con un anglicismo de moda en la jerga política internacional.

El cepo PSUV-MUD nos quiere convencer de que cada uno de esos bandos es no solo indispensable sino encarnación del bien contra el mal. Son muchas las áreas por atacar en un proceso civilizado de reconstrucción nacional, y corresponde a una nueva mayoría procurar y liderar esa dinámica trascendente, plural y solidaria. Una democracia contemporánea no se construye destruyendo y asesinando, como quieren imponerlo estos bandos irresponsables que maltratan al país entero.

@manuelisidro21 - @manuelisidroXXI


* Ex presidente del Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela 
* Licenciado en Comunicación Social - Universidad Central de Venezuela 
* Especialista en Ciencia Política - Universidad Simón Bolívar 
* Columnista del semanario LA RAZÓN  
* Asesor en análisis de entorno político y social 

jueves, 20 de abril de 2017

VENEZUELA / No más asesinatos ni destrucción


Los asesinatos en medio de tumultos políticos, siempre generan indignación pública. Así ha sido y así será. Duele, como venezolano, que los bandos en pugna estén repitiendo las más cercanas experiencias de 2013 y 2014, para no irnos a 1989, 1992, 2002, 2003, años en que la irracionalidad y irresponsabilidad política y social hicieron su aporte de muerte y destrucción.

Antes y durante el pasado 19 de abril, no ha habido novedad: se repite el guión de la confrontación fratricida engendrada y cultivada desde oscuros centros de poder político, económico y comunicacional, inextricablemente vinculados entre sí, unos a favor del PSUV y otros a favor de la MUD.

Todo lo que ha ocurrido estos últimos días, no debe asombrar a nadie; y en realidad no asombra a nadie: se sabía lo que ocurriría. Intolerancia, violencia, destrucción y muerte. Son los mismos actores, los mismos mecanismos, los mismos argumentos, los mismos fines y las mismas cantaletas, de lado y lado.

¿Quién se ha sorprendido con los asesinatos miserables, día tras día? Nadie, que sea sincero. Todos en Venezuela, sabemos de qué se trata: agendas de confrontación fratricida, en busca del sostenimiento en el poder o del acceso al poder político, militar, económico y comunicacional del país. Eso es todo, no hay secretos. Y por eso, son tan previsibles ambos bandos, a los cuales les faltan unos 36 asesinatos más para igualar el "récord" de 43 hombres y mujeres asesinados en 2014.

En 2013, fueron 11 venezolanos y venezolanas asesinados en una noche, pero a nadie le importa, ni son recordados -salvo por sus familiares-; ni siquiera por Henrique Capriles Radonski, gobernador del estado Miranda, quien al ser derrotado por Nicolás Maduro en la elección presidencial sobrevenida a la muerte de Hugo Chávez, pues no tuvo otra ocurrencia (criminal) que llamar a "descargar esa arrechera" a sus seguidores, algunos de los cuales -muy envenenados- salieron a asesinar a personas inocentes e indefensas por el delito de ser "chavistas".

En 2014, fue distinto, pero igual de miserable por el desprecio a la vida humana: 43 personas fueron asesinadas (no es que "hubo 43 muertos"). Psicópatas asesinos del gobierno y la oposición fueron descargando sus sanguinarios instintos, hasta que la mayoría del país los puso contra la pared y exigió paz, entendimiento cívico y castigo a los culpables. Claro, los jefes del chavismo y del antichavismo escurrieron el bulto y comenzaron a "llorar" por las 43 personas asesinadas por sus activistas civiles, militares y policiales enloquecidos y miserablemente criminales. Son expertos en cinismo y sinvergüenzura, en lo cual son idénticos. Por eso, entre otras muchas culpas e irresponsabilidades, hoy la mayoría del país no les cree. Y ellos lo saben.

Hoy, 2017, se repite la pauta bipartidista de irresponsabilidad, manipulación y asesinatos. Solo varían -individualmente- víctimas y victimarios, sitios y condiciones, pero en el fondo es el mismo guión fratricida para controlar el poder.

No más asesinatos ni destrucción. Venezuela requiere y exige paz, diálogo nacional integrador, responsabilidad y solidaridad para superar esta hora aciaga, con base en la Constitución, las leyes y el sano juicio para la convivencia fraterna, plural y respetuosa de la vida humana.

MANUEL ISIDRO MOLINA

martes, 11 de abril de 2017

PASANDO LA HOJA / ¡No a la muerte, sí a la vida!



A la memoria de Jairo Ortiz,
joven asesinado miserablemente,
el jueves pasado en Los Teques


MANUEL ISIDRO MOLINA
En cada joven tenemos un hijo, y duele hasta los huesos verlos morir asesinados en conflictos políticos, como en 2002 y 2003, 2013 y 2014. No importa que las armas de fuego o guayas asesinas estén en manos de quienes estén.

Los irresponsables bandos del bipartidismo del siglo XXI sembraron odios y recogen muertes, unas veces unos, otras veces los otros. Así fue durante el golpe del 11-A y el paro petrolero, político y empresarial de diciembre de 2002 a febrero de 2003. Igual ocurrió en las recurrentes guarimbas, hasta las de 2013 con Henrique Capriles llamando a “descargar la arrechera” para que asesinaran a 11 (once) venezolanos y venezolanas por el delito de ser chavistas; y en 2014, con “La Salida”, protestas golpistas que comenzaron a ser teñidas de sangre por agentes armados del gobierno que asesinaron el 12 de febrero, a dos venezolanos en la parroquia Candelaria, para después alternarse en la matanza de 43 compatriotas, y luego “llorarlos” con un cinismo de espanto, que iguala a los mandos “chavistas” y “antichavistas” en su violentismo y desprecio criminal por la persona humana.

Protesto la violencia fratricida, que otra vez salió a asesinar y a destruir. Por eso, repito y repetiré hasta perder la voz, con Gandhi: "No hay camino a la paz, la paz es el camino". Mis condolencias a los familiares y amig@s de Juan Ortiz, miserablemente asesinado. Quiénes piden violencia, sangre y asesinatos, obtuvieron su primer trofeo 2017. ¡Miserables!

!No más violencia fratricida! !Alto a la irracionalidad y el crimen! ¡No a la muerte, sí a la vida! ¡Paremos el crimen polarizado! !Viva Venezuela, nuestra patria querida! 



·        EL ATAQUE DE EE. UU. A SIRIA demuestra cómo es y cómo funciona el “establishment” estadounidense, sin importar quién ocupe la Casa Blanca: un idiota como George W. Bush, un “afroamericano” simpaticón como Barack Obama, o un “wasp” como Donald Trump, dan lo mismo. Es cuestión de estilos, pero en el fondo prima el garrote imperialista con su poder de fuego y arrogancia, que siempre cuenta con el respaldo de las ex potencias colonialista de Europa y, por supuesto, Israel, país con gobiernos brutales, racistas y excluyentes apadrinados por el eje EEUU-Gran Bretaña que domina al imperio capitalista mundial. En esto, a las serviles oligarquías latinoamericanas, “ni las ignoran”.

·        LA AUTORÍA DEL SUPUESTO ATAQUE QUÍMICO sobre la ciudad de Homs, no ha sido probada ni sustanciada por ningún organismo internacional, pero el Pentágono y la CIA ya establecieron que ha sido del gobierno de Damasco. Y a pesar del veto ruso y chino en el Consejo de Seguridad de la ONU, Trump lanzó 59 misiles de crucero Tomahawk contra la base aérea del Ejército sirio en Shayrat, en la provincia de Homs. Como dijo el primer ministro ruso Dmitri Medvédev, Trump “necesitó dos meses y medio” para sucumbir a la “máquina del poder existente” en Washintgton, y  “romper los principios de (su) campaña”.

·        NO ES EXTRAÑO ESTE PROCEDER PRESIDENCIAL estadounidense –con el también común apoyo europeo e israelí-. Así inventaron las “armas de destrucción masiva” para invadir y descuartizar a Irak, poderosa potencia regional del Medio Oriente, reducida a un protectorado sobre la destrucción masiva causada por los “defensores de la libertad”.
·        IGUAL OCURRIÓ CON LIBIA, el país más próspero de África, destruido y descuartizado al antojo de las potencias angloamericanas y europeas. Ese reparto criminal del mundo está en marcha en Siria, desde hace cinco años. He escrito varias veces que los arrebatos megalómanos e imperialistas de Trump, no me sorprenden, aunque sea obligatorio comentarlos para desenmascarar la brutal maquinaria bélica del imperio capitalista mundial, liderada por EEUU y Gran Bretaña, apoyados en las potencias emergentes de la Commonwealth (Australia, Canadá, Nueva Zelanda, etc.) bajo rectoría de la graciosa reina Isabel II, a quien la prensa rosa gusta presentar como una inofensiva y elegante matrona.

·        ARISTÓBULO ISTÚRIZ ESTÁ EN CAMPAÑApor la gobernación de Anzoátegui. No se siente cómodo en el gobierno central desde que fue destituido  de la Vicepresidencia Ejecutiva de la República, por el presidente Nicolás Maduro Moros.

·        DIOSDADO CABELLO LE SUGIRIÓ AGUANTAR el chaparrón; y desde el ministerio para las Comunas, montar su “we will come back”al solio de Barcelona de Anzoátegui, estado oriental donde varios chavistas “no importados” aspiran a encabezar la dura batalla chavista por la sobrevivencia política en unas eventuales elecciones regionales.

·        OTRO QUE ESTÁ MONTADO EN CAMPAÑAes Héctor Rodríguez, jefe parlamentario del PSUV y ex ministro de Educación. Está “desplegado” en Miranda, para decirlo en jerga militarista chavista.
·        AMBOS DIRIGENTES, MUY A LO CHAVISTA, cabalgan sobre las políticas públicas, con peculado de uso y hasta arreando a los proveedores de las bolsas y cajas “CLAP”, lo que es una real vergüenza para quienes no hemos perdido el sentido ético de la función pública y la lucha sociopolítica.

·        PREGUNTA SIN RESPUESTA: ¿De dónde y quiénes sacaron esa extravagancia de “elecciones generales adelantadas”, no previstas en la Constitución? Esos son los inventos politiqueros de quienes gustan alterar los ritmos en medio de esta macro crisis, precisamente producto del fracaso simultáneo de los dirigentes del PSUV y la MUD, quienes han mantenido a Venezuela en este berenjenal autodestructivo que asombra al mundo. Así las cosas, ni el gobierno tiene razones para seguir posponiendo las elecciones regionales; ni la MUD, para desconocer que las municipales y presidenciales deben realizarse, respectivamente, a finales de este año y en diciembre de 2018. Ah, pero ambos archipiélagos prefieren seguir maltratando a la nación, sin importarles los graves perjuicios que está sufriendo el pueblo venezolano, que hoy los rechaza mayoritariamente por ser corresponsables del caos moral, ético, económico, político y social.

·        LA FISCAL GENERAL DE LA REPÚBLICA, Luisa Ortega Díaz, quien actuó correcta y valientemente la semana pasada, no puede quedarse “engatillada”: los magistrados y magistradas de la Sala Constitucional del TSJ, violentaron la Constitución e incurrieron en desconocimiento inexcusable del derecho, lo que acarrea el proceso de destitución previsto en la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia, la Ley Orgánica del Poder Ciudadano, el Reglamento Interior y de Debates de la Asamblea Nacional y la Constitución de la República.

·        LA SC DEL TSJ NO PUEDE SEGUIRACTUANDO como comandita teledirigida desde Miraflores, tan pirata e irresponsablemente como lo hizo con las sentencias 155 y 156, vergüenza histórica tan grave como la del 14 de agosto de 2002 emitida por una Sala Plena manipulada y comprada –literalmente- para exculpar a los golpistas del 11-A. Hasta en eso se parecen ambos bandos. Y después se molestan unos y otros, cuando se lo restregamos en la cara para que no sigan siendo tan sinvergüenzas e irresponsables.

·        DESPUÉS DE SEMANA SANTA el Movimiento Popular Alternativo (MPA) continuará sus encuentros para discutir, analizar y construir una verdadera política superadora de las miserias del bipartidismo del siglo XXI: el 21.04 realizaremos en Mérida, el primer encuentro andino, con representantes de Mérida, Táchira y Trujillo; y el 28.04 regresaremos a San Antonio de Píritu (Anz), donde reuniremos compañer@s de Anzoátegui, Bolívar, Delta Amacuro, Monagas, Nueva Esparta y Sucre. A finales de este semestre, reuniremos en Caracas, un encuentro de todas las regiones para delinear el impulso, organización, financiamiento y bases programáticas de nuestro Congreso Nacional Constituyente, posiblemente en noviembre de 2017. Necesitamos el calor social y político de quienes en todo el país y el exterior, participan de la convicción de que por este errático camino marcado por el PSUV y la MUD no podemos continuar. Construimos para avanzar, y avanzaremos para triunfar formando parte de la mayoría inconforme que está dejando en las cunetas a los bandos polarizados del bipartidismo del siglo XXI.

 @manuelisidro21 - @manuelisidroXXI

* Ex presidente del Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela 
* Licenciado en Comunicación Social - Universidad Central de Venezuela 
* Especialista en Ciencia Política - Universidad Simón Bolívar 
* Columnista del semanario LA RAZÓN  
* Asesor en análisis de entorno político y social 

sábado, 1 de abril de 2017

PASANDO LA HOJA / ¡Palo a la lámpara!


MANUEL ISIDRO MOLINA
No ha sorprendido el zarpazo final del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) contra la Asamblea Nacional (AN) y la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV). El gobierno del PSUV ha profundizado su camino dictatorial de abolengo soviético-cubano y primitivismo “izquierdoso” trasnochado.

Se evidencia nuevamente el mayor desprestigio nacional e internacional del gobierno de Nicolás Maduro; la menguada capacidad de convocatoria de la dirigencia de la Mesa de Unidad Democrática (MUD); la defensa de la paz interna por parte del pueblo venezolano que rechaza la violencia política y exige soluciones a sus problemas; y la necesidad urgente de construir un poderosos movimiento alternativo, serio, confiable, honesto, solidario y con plena responsabilidad social e histórica.

La Sala Constitucional del TSJ echó por tierra la inmunidad parlamentaria de los diputados a la Asamblea Nacional y sentó base jurisprudencial para hacer nugatoria, en todo tiempo, lo que la Constitución estatuye sin condicionamiento alguno:

Artículo 199. Los diputados o diputadas a la Asamblea Nacional no son responsables por votos y opiniones emitidos en el ejercicio de sus funciones. Sólo responderán ante los electores o electoras y el cuerpo legislativo de acuerdo con esta Constitución y con los reglamentos.

Artículo 200. Los diputados o diputadas a la Asamblea Nacional gozarán de inmunidad en el ejercicio de sus funciones desde su proclamación hasta la conclusión de su mandato o la renuncia del mismo… Los funcionarios públicos o funcionarias públicas que violen la inmunidad de los o las integrantes de la Asamblea Nacional, incurrirán en responsabilidad penal y serán castigados o castigadas de conformidad con la ley.

Artículo 201. Los diputados o diputadas son representantes del pueblo y de los Estados en su conjunto, no sujetos o sujetas a mandatos ni instrucciones, sino sólo a su conciencia…
Si de algo sufre el liderazgo del Psuv en los Poderes Públicos Nacionales, es de déficit democrático -un grado de ignorancia asociada al abuso de poder-, del cual han hecho gala los magistrados y magistradas de la Sala Constitucional, en combinación con el presidente Nicolás Maduro Moros, la diputada ausentista Cilia Flores, el consultor jurídico de Miraflores, Elvis Amoroso, y el nuevo presidente del TSJ, Maikel Moreno, cuyas luces constitucionales son bastante opacas.
La inmunidad parlamentaria es no solo irrenunciable, sino absolutamente inatacable, salvo en casos penales graves, como lo establece la Constitución en el precitado artículo 200. Nuestros representantes nacionales, al representar al pueblo y a las entidades federales por voto popular, gozan de inmunidad personal e irresponsabilidad política, desde que la Constitución de 1961 asumió la tradición inglesa (inmunidad) y francesa (irresponsabilidad), todo lo cual fue volado de un plumazo por los obedientes miembros de la SC. Esa barbaridad violenta la Constitución, por lo que es nula e ineficaz.
No conformes con ello, los integrantes de la SC, complacen al gobierno y al presidente del TSJ, mediante esa práctica ominosa de “Ponencia Conjunta” que oculta la responsabilidad (brillo u opacidad) de los magistrados y magistradas, quienes en condición de ponentes asumen la conducción de los expedientes y arman la arquitectura jurídica y conceptual de las sentencias, antes de pasar a consulta de los conjueces.
Adicionalmente, la SC del TSJ mandata al Presidente de la República a revisar la legislación penal vigente, sin que la Constitución contemple tales atribuciones para el Jefe de Estado, salvo condición inevadible de autorización legislativa para emitir decretos con fuerza y rango de ley (leyes habilitantes). Esa barbaridad constitucional cometida por los miembros de la SC, está evidentemente salpicada del ánimo represivo que priva en el gobierno y asume con vigor de mejores causas, el presidente del TSJ.
Cierra este ciclo de aberrantes decisiones de la SC, el secuestro permanente de las facultades del Poder Legislativo por parte del Poder Judicial, dominado a su antojo por el PSUV y la tríada miraflorina Flores-Maduro-Amoroso en connivencia con Moreno y demás magistrados cómplices del camino dictatorial escogido desde el año pasado por el presidente Nicolás Maduro.
Hasta hoy, este esquema anti constitucional ha contado con respaldo irrestricto del alto mando militar, parte importante del círculo represivo montado por el gobierno junto con las policías nacionales, regionales y municipales, la Guardia Nacional Bolivariana, el Servicio Bolivariano de Investigación Nacional (Sebin) y la Dirección General Contrainteligencia Militar (DGCIM), más los “tonton macoutes” y agazapados en los mal llamados “colectivos”, armados y financiados abundantemente por el gobierno.
Venezuela, sin Asamblea Nacional, es hoy vergüenza en el mundo. Este zarpazo es inaceptable, inaplicable, inexistente.
Nicolás Maduro y Maikel Moreno se han enanizado ante el pueblo venezolano, vigorosamente democrático y participativo; y ante la comunidad internacional. Se auto infligieron un golpe mortal, que ni Maduro ni Moreno están en capacidad de comprender, cebados como están con las mieles del poder. Olvidan que el poder siempre es efímero.
Este zarpazo del TSJ es definitivo: extingue lo que quedaba de AN, peor que el apresamiento de parlamentarios del PCV y el MIR en 1962, decretado por el presidente Rómulo Betancourt, cuyas provocaciones represivas llevaron al error de la lucha armada de los años sesenta del siglo pasado.
El pueblo de Bolívar no tolerará esta monstruosidad. Comienza el tramo final de las grandes decisiones populares, en rebeldía frente al poder viciado y abusivo que actualmente emblematizan Maduro y Moreno, enterradores de lo que queda del proyecto transformador y solidario que iniciamos en 1998 con el triunfo del Polo Patriótico que llevó a la presidencia de la República a Hugo Chávez, quien incubó todo lo que estamos viendo y sufriendo.
El problema es demasiado serio. El gobierno materializó su decisión de tomar abiertamente el camino dictatorial, y el país no se lo va a permitir; tampoco, el entorno internacional. Comienza una etapa de lucha por la recuperación de los equilibrios democráticos previstos en la Constitución, sin injerencia extranjera ni afectaciones de nuestra soberanía e independencia.
@manuelisidro21 – @manuelisidroXXI

* Ex presidente del Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela 
* Licenciado en Comunicación Social - Universidad Central de Venezuela 
* Especialista en Ciencia Política - Universidad Simón Bolívar 
* Columnista del semanario LA RAZÓN  
* Asesor en análisis de entorno político y social 


martes, 28 de marzo de 2017

PASANDO LA HOJA / OEA: reimpulso imperialista


MANUEL ISIDRO MOLINA
El tono coercitivo e intimidatorio del comunicado emitido el jueves pasado por 14 gobiernos miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) a través de sus embajadores en esa corporación panamericanista controlada por Estados Unidos desde su fundación en 1948, es no solo inaceptable sino aborrecible por la posición oficial de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay, los cuales, junto a los de Canadá y EEUU, en vez de concentrarse en resolver sus propios y graves problemas pretenden dar lecciones a venezolanos y venezolanas sobre la conducción de nuestra patria y las maneras de avanzar por encima de las dificultades generadas por el bipartidismo del siglo XXI.

Escandalizan porque carecen de los votos necesarios para imponer un trato subalternizante sobre la patria de Simón Bolívar y la generación de libertadores que le partió la cerviz al imperio colonial español en sangrienta lucha independentista entre 1810 y 1821, y estimuló, compartió y comandó la liberación de Colombia (Nueva Granada, que incluía al territorio de Panamá), Ecuador, Perú y el Alto Perú (hoy Bolivia), en históricos esfuerzos compartidos con los libertadores de Chile, Argentina y Uruguay.

Obedecen, los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay, la decisión de cercar al gobierno venezolano del presidente Nicolás Maduro, adoptada por el presidente estadounidense Donald Trump, cavernícola y brutal jefe de la principal potencia militar, económica y cultural del imperio capitalista mundial. Todos esos esfuerzos han sido coordinados desde Venezuela por los más serviles pro imperialistas de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) y el entorno macartista-betancourista que la presiona, incluyendo la legión de militares retirados afectos al american way of life, de los cuales no pocos son simples agentes de la inteligencia militar estadounidense, desde los tiempos de los presidentes Rómulo Betancourt y Raúl Leoni, quienes impusieron un atroz régimen represivo, sanguinario y torturador bajo supervisión y entrenamiento de la CIA y el Pentágono.

Las luchas del pueblo venezolano por la superación de las miserias del bipartidismo del siglo XXI (Psuv-MUD) no requieren de aliento imperialista y oligárquico, como lo ha estado procurando la MUD desde la OEA y en alianza con lo peor de las oligarquías latinoamericanas, comenzando por las de Colombia y Brasil, cuyas clases de “democracia” insultan el gentilicio venezolano, antiimperialista, anticolonial y antineoliberal que nos caracterizan por nuestra historia y la vocación de justicia social, igualdad y libertad que llevamos en el alma. Y para colmo, los precarios dirigentes de la MUD se enganchan con el gobierno de Guyana, que no solo niega los derechos históricos de Venezuela sino que desconoce los mecanismos de avenimiento garantizados por la Organización de Naciones Unidas (ONU) y los Acuerdos de Ginebra que norman la disputa territorial venezolana de reclamación de la Guayana Esequiba, expoliada por el imperio colonial inglés a nuestro país, en la primera mitad del siglo XIX.

La ruda pretensión del secretario general de la OEA, Luis Almagro, de erigirse en paladín del panamericanismo monroísta estadounidense, es payasesco. De él, pocos recordarán algo en los próximos años. Se ha sobregirado, incluso como mandadero.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro –independientemente de nuestras críticas a su fracaso acumulado desde los tiempos de Hugo Chávez- ha respondido apropiadamente. Suscribo las sucesivas declaraciones de la canciller Delsy Rodríguez, en defensa de nuestra soberanía y dignidad nacional. Los problemas de Venezuela los resolvemos los venezolanos y venezolanas, en paz y con apego a la Constitución vigente.

La idea de “elecciones generales adelantadas” es un invento necio, que solo se explica por la raigambre pro imperialista de quienes piensan (y desean) que la OEA debe gobernar el continente, es decir, Estados Unidos y sus cipayos.

El desprestigiado gobierno de Maduro escogió el torpe e inmanejable camino dictatorial para torpedear las consultas electorales: obstruyó fieramente el referendo revocatorio presidencial; y con la venia del Consejo Nacional Electoral logró posponer las elecciones regionales de gobernadores y consejos legislativos, que correspondía a finales de 2016. También están pendientes las municipales de 2017 y las presidenciales de 2018, como manda la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, ley suprema.

Corresponde a venezolanos y venezolanas, encontrar los mecanismos que obliguen al Psuv y a los poderes Ejecutivo, Judicial, Ciudadano y Electoral que controla, a la realización de las elecciones regionales en los próximos meses, y las municipales a fin de año, sabiendo –como se sabe perfectamente- que las presidenciales corresponden a finales de 2018. Eso es lo real, lo sensato y lo que exigimos democráticamente, quienes aspiramos contribuir a superar las miserias del bipartidismo del siglo XXI, cuyos dirigentes esconden responsabilidades y culpas en el caos que sufrimos.

La OEA no tiene pertinencia histórica. Existe pero no sirve a los pueblos de América Latina y el Caribe, cuyas búsquedas de independencia, soberanía y justicia social ya han dotado a la región de organismos multilaterales como Unasur (Unión de Naciones Sureamericanas) y Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños). Luego de este escarceo catalizado por Donald Trump y la maquinaria imperialista de Estados Unidos bajo conducción del Partido Republicano, el gobierno venezolano debe considerar seriamente su retiro de esa corporación panamericanista que ha servido los intereses estadounidenses, las más sanguinarias y atroces dictaduras militares de Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y Bolivia, así como las atrocidades oligárquicas en Colombia, Ecuador, Perú, Centroamérica y el Caribe.

Desde la creación de la Celac, la permanencia de Venezuela en la OEA carece de justificación. Los arrebatos de Almagro y el emponzoñamiento de Trump, titiritero tras bastidores, lo demuestran.



·        UN RARO ESCÁNDALO DE PROSTITUCIÓN habría estremecido a la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela, al descubrirse que varias cadetes de la Academia Militar de la Guardia Nacional Bolivariana (antes EFOFAC) mantenían un apartamento en Caracas, para venderse sexualmente a algunos de sus compañeros. El inusual caso debe encender las alarmas institucionales sobre la crisis de valores existente en el país.

·        LA FRONTERA VENEZOLANA CON COLOMBIA vuelve a calentarse. La situación es crítica: el paramilitarismo uribista acecha, al igual que lo hace en las otras zonas de las cuales se han retirado las FARC-EP cumpliendo los acuerdos de La Habana. No es casual. Forma parte de las otras presiones de la oligarquía colombiana contra el gobierno venezolano, de acuerdo con las pautas de la procura del derrumbe del gobierno del presidente Maduro.

·        LOS ESCENARIOS PUEDEN COMPLICARSE MÁS, si la Fuerza Armada Nacional Bolivariana no controla a los traidores a la patria que se han dedicado desde su seno a enriquecerse desde el gobierno y delinquiendo con las mafias colombianas fronterizas del contrabando y el narcotráfico.

·        REALIZAREMOS EL ENCUENTRO del Movimiento Popular Alternativo (MPA) para la región de oriente, con participación de representantes de los estados Anzoátegui, Bolívar, Delta Amacuro, Monagas, Nueva Esparta y Sucre. Será los días viernes 31.03 y sábado 01.04 en San Antonio de Píritu (Anz). Aspiramos debatir la grave crisis nacional, las opciones políticas para contribuir a superar al bipartidismo del siglo XXI, y a sentar las bases organizativas del MPA. También participarán algunos compañeros y compañeras del centro y occidente del país.

@manuelisidro21 - @manuelisidroXXI

* Ex presidente del Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela 
* Licenciado en Comunicación Social - Universidad Central de Venezuela 
* Especialista en Ciencia Política - Universidad Simón Bolívar 
* Columnista del semanario LA RAZÓN  

* Asesor en análisis de entorno político y social